Te tero: Carta para el futuro

carta para el futuro

Querida Maramoto:

¿Sabes una cosa, pequeña? Durante las últimas semanas le he dicho a la mamá jefa que tengo la sensación de que me he vuelto un poco Paco Umbral y que parece que sólo me paso por el blog para hablar de mi libro (revista, sorteo…). Y la verdad es que no me gusta, te voy a ser sincero, porque si este espacio tenía alguna característica destacada ésa era su carácter personal,  que conseguía que mucha gente se sintiese identificada y acompañada. Han sido ya varios los compañeros de batallas que me han dejado algún comentario al respecto. La última Belén, una de esas mamis que no conozco personalmente pero a las que comentario a comentario he cogido mucho aprecio. Algún día, cuando seas más mayor, te contaré lo maravillosa que está siendo esta experiencia bloguera y la de gente maja que me está permitiendo conocer. Lo que quizás no sepan lectoras como Belén es que yo también echo de menos contar nuestras historias personales porque me permiten encapsular los sentimientos y vivencias y porque a través de los comentarios que deja la gente uno se siente comprendido y acompañado. Y eso es maravilloso en un momento de la historia en el que vivimos tan solos la pa(ma)ternidad. Hace que la sintamos un poco menos líquida.

Al final, con toda esta vorágine en la que nos hemos metido,  que nos arrastra a mamá y a mi sin que seamos capaces de poner los pies en el suelo, me he dejado en el tintero un montón de artículos que esperan paciéntemente en la carpeta de borradores a ser escritos y terminados. Artículos como éste, que hablan de ti, de cómo estás creciendo, de cómo te has soltado a hablar, de rabietas que se multiplican por momentos, de sonrisas que ganan en picardía, de noches sin dormir, de  despertares entre carcajadas, de frustraciones, de duchas en familia, de casas puestas patas arriba, de tardes de juego con los playmobil, de “pilla, pilla” y “estontite” (que dices tú), de agotamiento y pérdida de paciencia, de cantar y tocar la guitarra cerrando los ojos, como si estuviésemos en un escenario y nos fuese la vida en ello, de sonrisas y lágrimas; artículos que hablan de vida, al fin y al cabo, de esa vida de la que tú has llenado nuestros días.

Hablaremos de todo ello. Te lo prometo. Prometo dejártelo por escrito para que todo quede en nuestro recuerdo. En el tuyo y en el nuestro. Pero hoy quiero hablar de dos momentos especiales que se repiten prácticamente a diario de lunes a viernes. Y de una expresión que la primera vez que dijiste me paró en seco el corazón mientras en mi cara se formaba una sonrisa tonta, la misma que lucimos cuando conocemos al amor de nuestra vida, la misma que lucí cuando conocí a mamá. Algún día sabrás de qué sonrisa te habla papá. Ahora aún no eres consciente, pero yo ya te he visto sonreír así mientras mirabas embelesada a mamá. Y es maravillosa tu sonrisa. Te diría que más aún que la que luces a diario.

El primero de los momentos llega cuando me tengo que ir a trabajar y tú ya estás despierta (que suele ser lo habitual). No te separas de mí hasta que llega el momento de irme. Y entonces, a diferencia de lo que pasó cuando empecé a trabajar, ya no hay lágrimas. Hay una bebé que cada vez es más una niña que me coge de la mano, me acompaña a la puerta, me da un beso, me dedica una sonrisa y, mientras cierra la puerta, mientras nuestros caminos se separan por unas horas, me dice con toda la dulzura del mundo un “adió’, papá. Hasta lego”. O “hasta manana”. Depende como te pille el dia, que entiendo que no siempre tengas las mismas ganas de volver a verme. El segundo de los momentos llega al regreso del trabajo, nueve horas más tarde. Es empezar a girar la llave en la cerradura y escucharte gritar entusiasmada “¡Papá, papá, papá!”. Y vienes a recibirme, y me abrazas mientras sonríes y me cuentas en un idioma que no siempre entiendo lo que has hecho con mamá durante el día. Y resulta maravilloso volver a casa cuando alguien te espera de esa manera. Es maravillosa la certeza de saber que se dé como se dé el día, al llegar a casa mamá y tú estaréis esperando.

En una de las despedidas de las que te hablo, hará ya más de un mes (o de dos), porque el título de este post lleva ya una eternidad en borradores, toda la rutina diaria quedó rota por un “Te tero” que añadiste al habitual “hasta lego”. Cuánta felicidad pueden esconder 8 letras (seis mientras sigues sin saber pronunciar el sonido de la “c” y la “q”): “Hasta lego. Te tero, papá”.
Yo también te quiero, pequeña saltamontes. Te tero, que seguro que es más.

 ¿Me votas como mejor blog de paternidad en los premios Madresfera?

No soy de mucho pedir, ya lo sabéis, pero hoy quiero pediros un favor. Sin compromiso. Y sólo si creéis que de verdad lo merezco. Me han nominado en los Premios Madresfera 2015 en dos categorías: Como mejor blog de paternidad y también como mejor blog personal. En la segunda sé que tengo pocas posibilidades, así que me gustaría pediros el voto en la sección Padresfera de los premios. Sólo tenéis que pinchar en la imagen, seleccionar mi blog del listado y rellenar un pequeño formulario para concederme vuestro voto. Venga, anda, que no cuesta nada y hace mucha ilusión 🙂 ¡Gracias!

Vota al mejor Blog de 2015

26 respuestas

  1. Avatar
    11 diciembre 2015 at 8:37 am

    OOOhhh, qué momentazooooo. Yo estoy deseando que llegue aunque me ocnformaría con besos y abrazos que aún se escurren. Al menos pone la mejilla o los tira con la mano.
    Sí, sí, cuenta experiencias que nos hace bien a todos saber que criar tiene lo mismo, más o menos, en todas las familias.
    Voto por ti

  2. Avatar
    11 diciembre 2015 at 8:41 am

    Así da gusto volver a casa, a mí me pasa lo mismo, tenemos todo un recibimiento que compensa con creces todo lo cansados que estemos.

  3. Avatar
    11 diciembre 2015 at 8:59 am

    Ayns… Qué bien escribes Adrián. La verdad es que la vuelta a casa es un gustazo. Por aquí también nos hemos arrancado a declarar nuestro amor y es una cosa preciosa.
    Espero poder votar en cuanto tenga un ratete. Besotes enormes

  4. Avatar
    11 diciembre 2015 at 11:06 am

    Ay! que me he emocionado y todo. Que momentazo y que manera tan bonita de contarlo. Genial Adrián!

  5. Avatar
    11 diciembre 2015 at 12:14 pm

    Os habéis propuesto ambos emocionarnos a todos esta semana, ¿eh? 😉 Qué bonito, Adrián, tiembla uno al leerte. Y como dices, nos encanta sentirnos identificados con vosotros; para nosotros también es una suerte de apoyo (¡gracias!). Justo esta semana comentaba en la entrada de Diana que la vuelta a casa es también uno de mis momentos de felicidad de cada día viendo la emoción de la peque :_)

    Y votado quedas, pero ya desde antes, jajaja.

    • Un papá en prácticas
      15 diciembre 2015 at 2:24 pm

      Leí tu comentario en el blog de Diana. Eres grande, Enrique. Un abrazo grande, compañero!

  6. Avatar
    11 diciembre 2015 at 12:27 pm

    Sí echaba de menos estas historias, anque hacía mucho que no pasaba por los blogs!!! sin embargo, si veo las fotos de instagram y puedo ir viendo crecer a Mara. Siempre digo que me gusta le época que pasa Coquito pero según pasa y se hace más niña y nos entendemos más es cada vez mejor!!!
    Mi voto lo tenías fijo…. jejeje

    • Un papá en prácticas
      15 diciembre 2015 at 2:25 pm

      ¡Gracias, compi! Nosotros estamos en proceso de entendernos cada vez mejor. Y mola tanto 🙂

  7. Avatar
    11 diciembre 2015 at 1:28 pm

    Son amor, así da gusto volver a casa. Mi voto ya lo tienes por supuesto, mucha suerte!

  8. Avatar
    11 diciembre 2015 at 4:23 pm

    Como siempre me ha encantado tu post!! La verdad es que la llegada del trabajo es un momentazo!! Yo lo vivo solo los viernes porque el resto de días la recojo en la guarde, pero no se si disfruto más todavía entre semana cuando llega Papá Aberroncho y Morlita sale corriendo diciendo Papáaaaaa y se abrazan y se besan y se hacen arrumacos, la cara de él es un reflejo de felicidad absoluta!! Además me mira en plan “mira mi niña lo que me hace” y se le ponen esos ojillos como de alegría y picardía de niño pequeño! Me encanta vivir ese momento a diario!! Besos!! Y votado quedas en cuanto me deje la página!!

    • Un papá en prácticas
      15 diciembre 2015 at 2:27 pm

      Qué momentazo, ¿eh? Como diría alguien que yo me sé, se nos hace el culo pepsicola jajaja ¡Un besote!

  9. Avatar
    Noemi
    Responder
    11 diciembre 2015 at 7:34 pm

    Este lado más personal es el que me hizo engancharme a tu blog…sigo sintiéndome tan identificada…

    Esos momentos tan especiales no están pagados con nada. Yo volví al trabajo en Octubre y las primeras semanas fueron durísimas, Dídac lloraba desconsolado durante dos horas y solo decía mamá, mamá, mamá…y el papi casi se me vuelve loco y a mi se me partía el alma. Ahora me acompaña a la puerta, me da un abrazo, un beso y me dice adiós.

    Y al llegar a casa ( trabajo de noche) me está esperando en la cama para que lo vista yo y desayunar conmigo.Cuando me ve entrar en la habitación da palmas y dice mamá, mamá,con una sonrisa de oreja a oreja. Me lo como!

    Gracias por compartir estas cositas especiales con nosotros!

    Ya estas votado!

    Un abrazote!

    • Un papá en prácticas
      15 diciembre 2015 at 2:27 pm

      ¡Gracias a ti por tus comentarios, Noemí! Siempre es un gustazo leerte, de verdad. Un besazo enorme!

  10. Avatar
    12 diciembre 2015 at 4:29 pm

    ¡Vaya dos palabritas hermosas, Adrián…! Esta enana hace ya meses que lo dice, y hace poco se lo hemos enseñado en inglés. Ahora viene, y si está zalamera, te suelta un perfecto -“¡Ailoviu…!”- y se te arrima para darte un besazo… ¡Y claro… Pues se te hace el culo pepsi-cola! 🙂 🙂

    ¡Y enhorabuena por las dos nominaciones, crack! Entre mamajefa y tú, vais a acaparar las listas… Jajaja. Yo me llevé el sorpresote del mes ayer también, al ver que mi blog está igualmente en la lista por la categoría “Padresfera”. ¡Aluciné en colores, dado el nivelazo que hay por ahí… ¡Codeándome con blogazos como el tuyo, por ejemplo…! ¡Qué guapo…! 🙂 🙂

    • Un papá en prácticas
      15 diciembre 2015 at 2:29 pm

      Pero cómo no iba a estar tu blog?! Si eres un crack! Gracias por tus palabras, compañero! Un abrazo!

  11. Avatar
    Vane
    Responder
    14 diciembre 2015 at 4:12 pm

    Cuanta ternura, me muero de amor al leerte !! De momento sólo he conseguido un “Ay…” junto a un abrazo a mi pregunta de… Me quieres? y cuando lo hace me derrito, así que el día que me diga… “mami te tero”… Ese día exploto , seguro! jajaja
    Por cierto, tus deseos son órdenes, votado en Madresfera.

  12. Avatar
    Belén
    Responder
    20 diciembre 2015 at 1:07 am

    Uy, si esa Belén soy yo!. Gracias por tu comentario, yo también te apreció mucho. Me he sentido acompañada y me has ayudado a entender mejor a mi hija y sus necesidades. Me he reído y he disfrutado de cada post (recuerdo que en una ocasión hasta desperté a la cría y se puso a llorar…). Gracias por todo lo que cuentas, es muy tierno. Respecto a lo que dices, espero ansiosa que mi peque me diga que me quiere, ahora se limita a decir “ziiii” cuando yo se lo pregunto. Un besazo enorme.

    • Avatar
      Belén
      Responder
      20 diciembre 2015 at 1:11 am

      Ah! Suerte en el sorteo. Mi voto para ti, sin lugar a dudas.

    • Un papá en prácticas
      3 enero 2016 at 1:21 am

      Gracias a ti por todos y cada uno de tus comentarios, Belén. Y sobre todo, gracias siempre por tus palabras. Un besazo fuerte y feliz año nuevo, familia.

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info