Mamá, de tu mano al fin del mundo: Carta imaginada de una bebé a su madre

diamadre

Querida mamá:

Me ha chivado el papá en prácticas que hoy se celebra el Día de la Madre. La verdad es que, a mis 19 meses, aún no comprendo muy bien de qué van todas estas historias, pero me ha comentado papi que esta mañana, cuando abras los detallitos que te hemos hecho y comprado con todo el cariño del mundo, lo entenderé un poquito mejor. Me ha dicho que me fije en tu cara, en tus ojos, en tu expresión. No lo tengo muy claro, aunque teniendo en cuenta que papá y yo nos lo hemos currado dentro de nuestras posibilidades, estoy segura de que me lo dice porque puede que se te escape una sonrisa muy grande. Yo sé de sobra que a ti no te hacen falta estos detalles para sonreír, pero papá me ha comentado que de vez en cuando no está de más provocar sonrisas, tener estos detalles. Y no tiene porqué ser necesariamente en días señalados, eso me lo ha dejado claro, pero los dos sabemos que para ti hoy es un día especial, seguramente porque como te escribió alguna vez el papá por aquí (me lo ha leído él, que yo todavía no sé), tú naciste para ser madre.

La verdad es que me siento muy afortunada porque tú, que naciste para ser madre, seas precisamente mi mamá. Aún no he aprendido a decir “Te quiero”, ya sabes que de momento “mamá” y “teta” me bastan para sobrevivir, pero creo que con mis miradas y mis sonrisas cargadas de amor, mis abrazos, mis besos, mis achuchones y ese “mamá” que cuando quiero me sale tan dulce, te voy demostrando todo el amor que te tengo. Jamás pensé que en tan poco tiempo de vida se pudiese querer tanto, pero la verdad es que eres tan buena, tan paciente y tan cariñosa conmigo que no concibo quererte menos de lo que lo hago. Todo me parece poco para devolverte todo el afecto que me das, toda la cercanía que me ofreces, esa mano tuya que siempre me guía pero no me impone el camino, que me respeta, que entiende mis rabietas y mis gritos, aunque a veces, si te soy sincera, no me entienda ni yo.

Sé que estás agotada, que apenas te dejo dormir y que durante el día no paro ni un segundo. Me pongo en tu lugar y estoy segura de que iría arrastrada por el suelo, como papá, pero tengo tanta energía en mi cuerpo que no soy capaz de reprimirla. A veces, bastante a menudo últimamente, lo sé, hasta se me desborda la energía por la boca en forma de gritos y lloros. Me maravilla de ti que pese al cansancio, la falta de sueño y la acumulación de gritos, pese a que no te dejo ni a sol ni a sombra durante medio minuto en todo el día, a que te bajo los pantalones y me pongo a llorar en cuanto intentas hacer algo que no sea prestarme toda la atención del mundo, pese a que te complique hasta la extenuación cosas tan sencillas como vestirme o cambiarme un pañal, sigas intentando llevarlo todo para adelante. A mí, a tu blog (papá me ha leído algunos post y soy muy fan de Marujismo, te lo confieso), a la casa, y a ese proyecto tan chulo que iniciaste con papá y que seguro que, cuando tengáis tiempo, crece y sale adelante. Gracias por lanzarte al vacío. Gracias por querer conciliar para pasar más tiempo conmigo. Vales mucho, mamá. Muchísimo.

Esta semana, una de las tardes que vas a pilates, mientras estábamos en el parque, papá y yo estuvimos hablando. No sé cómo lo hacemos si cada uno hablamos en un idioma, pero lo cierto es que nos vamos entendiendo. Hablamos de ti, mamá. Papi me dijo que estabas un poco triste, que te afectan mucho algunos comentarios sobre la forma de crianza que habéis elegido conmigo, que sientes que nadie valora lo mucho que haces cada día, que necesitas cambiar de piso, tener unos vecinos más empáticos y un edificio con menos problemas… Sólo puedo decirte que yo soy feliz (¡Muy feliz!) con la forma tan respetuosa y cercana con la que me criais, con todo el cariño que me dais, con que me abracéis y me acompañéis cuando lloro,  con saber que me dejáis explorar y descubrir el mundo por mí misma y que siempre estáis ahí, cerca, si os necesito.   Sólo puedo decirte que papá y yo sabemos lo mucho que haces cada día. Por eso te admiramos tanto. Y lo demás, el piso y esas cosas, ya llegarán. Es cuestión de tiempo. Como siempre dice papá, si vamos los tres juntos, en familia, no hay nada imposible para nosotros. Invencibles, dice papi que somos. No sé exactamente que significa esa palabra, pero suena muy bien. Invencibles.

Estoy deseando ver ya tu cara al abrir los detallitos que te hemos preparado. Papá y yo hemos hecho lo que hemos podido en el poco tiempo que hemos tenido. Lo importante es que van cargados de cariño. Sonríe mami. Nunca dejes de sonreír. Como le he escuchado decir a veces a papá, tu sonrisa ilumina nuestro mundo y nos marca el camino. Así que no nos dejes a oscuras, por favor. Sé fuerte, mamá. Valórate como nosotros te valoramos, quiérete como nosotros te queremos. Vales mucho. Y si de eso me he dado cuenta yo, que sólo tengo 19 meses, imagínate si lo percibirá el resto del mundo… Y apóyate en nosotros, piensa que tienes un chico, papá, que es un poco desastre pero que te quiere con locura. Piensa que tienes una hija que a veces te hace las cosas muy difíciles pero que no se imagina la vida sin ti. Quizás por eso me dijo papá el otro día que nunca me soltase de tu mano. Ahora lo entiendo todo. Mamá, de tu mano, al fin del mundo.

Te quiero infinito (que no sé cuánto es, pero papi me ha dicho que es más que mucho).

Mara.

 

 

15 respuestas

  1. Avatar
    cristina
    Responder
    3 mayo 2015 at 12:10 pm

    Es precioso. Me ha emocionado. Feliz dia de la madre para todas!!!

  2. Avatar
    4 mayo 2015 at 5:41 am

    Un post precioso, lleno de ternura y de emoción. Yo también tengo una hija de 19 meses y es el centro de mi mundo. Tenéis un blog fantástico, a mi marido y a mi nos encanta.

  3. Avatar
    Mamá metalera
    Responder
    4 mayo 2015 at 2:32 pm

    Me ha encantado de verdad. Una carta más que preciosa para una maravillosa mujer.

  4. Avatar
    5 mayo 2015 at 12:45 pm

    Qué tierna la carta, enhorabuena por tanto sentimiento.

  5. Avatar
    6 mayo 2015 at 4:43 pm

    Oh cuanto amor!! Que palabras tan preciosas espero que mami sonría más todavía si puede después de tanto sentimiento… Ánimo con esos malos comentarios y gestos. Hay días que duelen más que otros pero tenemos que recordarnos que hacemos lo mejor por y para nuestros hijos y que aunque sea el camino difícil merece la pena y mucho. Que lo que sembramos ahora dará frutos en unos años y estaremos orgullosos de todo el esfuerzo y el amor que dedicamos cada dia por mantener nuestros valores. Un besazo

  6. Avatar
    Lul
    Responder
    7 mayo 2015 at 3:23 pm

    Hace un par de días mi marido me comentó sobre esta entrada, bastante emocionado, porque supongo que vió el reflejo en mí, en esta carta tan preciosa que has escrito con la voz de Maramoto, la voz de nuestra Ranita, cómo me siento yo, cómo nos ve el mundo de ahí fuera… Y ahora que lo consigo leer en un momento de paz (que no durara mucho) me has hecho saltar la lagrimita… Gracias Adrián por recordarnos que somos las mejores mamás del mundo aunque estemos agotadas, desesperadas y con ganas de mandar todo a la mierda… Muchas gracias :’-)

    • Un papá en prácticas
      7 mayo 2015 at 3:45 pm

      Ay, muchas gracias por tus palabras, Lourdes. Me has emocionado tú a mi también. Me alegra muchísimo haberte hecho sentir y que te hayas sentido identificada. Sois las mejores mamás del mundo, eso no lo olvidéis nunca. Vuestros hijos y nosotros, los papis, lo sabemos. Un besazo enorme, familia.

  7. Avatar
    7 mayo 2015 at 8:57 pm

    Precioso. Simplemente precioso. Un abrazo, familia

  8. Avatar
    Miriam
    Responder
    2 enero 2017 at 12:34 pm

    Aquí estoy, llorando sin control, tras haber leído uno de los post más bonitos que has escrito nunca… No dejes de hacerlo nunca: de escribir y de querer tal y como lo haces a Di, Mara y Leo. Qué bonita familia formáis! Gracias por compartirla.

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info