La diferencia entre una buena y una mala pediatra

doctorAyer, coincidiendo con el noveno cumplemes de Maramoto, nos tocó visita al centro de salud para evaluar el peso y la talla de nuestra pequeña saltamontes. Esta revisión de los nueve meses, según tenemos entendido, es sólo para bebés lactantes. Al parecer, algunas enfermeras y pediatras todavía siguen pensando que hay madres que en sus pechos tienen leche que no alimenta… Pero bueno, dentro de lo negativo que tiene este estigma social, estamos contentos porque la revisión (además de dejarnos claro que Mara está más que sana), nos sirvió de mucho. Esencialmente para descubrir la gran diferencia entre una buena y una mala pediatra.

Como sabéis, al principio de sus días, nuestra bebé hacía cacas de un tono verdoso radioactivo y éstas solían ir acompañadas de hilitos de sangre. Lo comentamos con la pediatra en nuestra primera visita, pero ella nos dijo que esas cacas eran normales. ¿Normales? ¿Cacas verdes y con sangre normales? Como es obvio, no nos quedamos muy satisfechos con este diagnóstico, así que consultamos por internet a la Asociación Española de Pediatría. Ellos nos dijeron que tenía pinta de intolerancia a la proteína de vaca. E indagando en alguna que otra página de internet con contenido de calidad, llegamos a la misma conclusión. Así que la mamá jefa renunció a comer cualquier producto que contuviese leche. Cosa que puede parecer fácil, pero que no lo es, porque si miras en las etiquetas, en casi todas aparece la leyenda “puede contener trazas de leche”. La cosa se complicó más aún con la intolerancia a la soja de la pequeña. Pero bueno, al final nos apañamos más o menos bien y las cacas dejaron de tener sangre y recuperaron un color más normal.

En la siguiente visita a la pediatra volvimos a comentarle el tema. Pero ella pareció que nos daba la razón como a los locos y tampoco nos prestó mucha atención. Ayer descubrimos tristemente que realmente ni nos había escuchado. Fue al comentarle a la enfermera el tema de las intolerancias de nuestra pequeña saltamontes. ¡Se quedó alucinada porque en el historial no ponía nada! Así que ni corta ni perezosa, y como era primera hora de la mañana y el centro de salud estaba tranquilo, salió a consultar a una pediatra. Pediatra que no dudó en venir a la consulta a atendernos y rápidamente nos hizo un volante para que nos hiciesen las pruebas de las intolerancias alimentarias. ¡Y nosotros que ya estábamos pensando en ir a un centro privado ante la falta de atención!

Lo bueno es que no sólo se quedó ahí, si no que la pediatra demostró que controlaba del tema, cosa que es de agradecer. De esto nos dimos cuenta cuando dijimos que pensábamos que Maramoto también tenía intolerancia a la carne de ternera y a la soja. A la enfermera le pareció raro, pero la pediatra nos dijo que en un 20% de los casos pueden darse intolerancias cruzadas con la proteína de vaca y la soja. Y todo ello nos lo comentó con una amabilidad que no habíamos encontrado aún en el centro de salud.

Sobra decir que en cuanto nos acercamos al mostrador de información solicitamos el cambio a esta nueva pediatra. La diferencia entre una buena y una mala profesional puede llegar a ser abismal. Y lo más preocupante de todo es que en manos de pediatras apáticas y que se limitan a cumplir con su expediente está la salud de nuestros pequeños…

35 respuestas

  1. Avatar
    9 julio 2014 at 10:41 am

    Pues que bien con la nueva! Parece mentira que siendo pediatra tuviera tan poca mano! Por cierto aquí la revisión de los 9 se les hace a todos! Un beso

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      9 julio 2014 at 10:42 am

      Aquí sólo a los lactantes. “Como es de pecho…”. Vamos, que por mí mejor, pero no deberían marcar así a los niños por ser de pecho. Creo. Pero en fin, fue para bien. ¡Tenemos nueva pediatra! 🙂 ¡Un beso!

  2. Avatar
    9 julio 2014 at 10:53 am

    Madre mía!
    Bueno, la parte buena es que habéis podido cambiar de pediatra y que os han derivado para hacer las pruebas.
    Un beso!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      9 julio 2014 at 11:35 am

      Todo tiene que tener un lado positivo, jejeje ¡Un beso!

  3. Avatar
    9 julio 2014 at 11:38 am

    Me alegro de que el cambio haya sido a mejor! habéis hecho muy bien en cambiaros de médico 🙂

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      9 julio 2014 at 11:58 am

      Si algo no funciona, hay que cambiarlo. Y más viendo lo bueno que va a ser ese cambio 🙂

  4. Avatar
    9 julio 2014 at 12:17 pm

    ¡Vaya despropósito de señora! a nosotros nos advirtieron desde que nació la bichilla que si había cacas verdes, negras o con restos de sangre ¡al pediatra de cabeza! No se ha dado el caso (bueno sí, hemos visto unos cagarros impresionantemente negros el día después de que la bichilla se atiborrase de cerezas, pero lo consideramos normal, y en seguida pasó el espectáculo). Pues me alegro de que hayáis cambiado porque si os dan la razón como a los locos y no se preocupan con Maramoto… ¡que nosotros somos primerizos y no entendemos de nada como para diagnosticar!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      9 julio 2014 at 6:02 pm

      Pues nosotros nos hemos tenido que ir diagnosticando solitos. Preguntando aquí y allí y buscando información por todos lados. Es muy triste. Por suerte ahora parece que está todo encauzado y ya nos han dado cita para el…¡26 de agosto! Menos mal que no corre prisa…

  5. Avatar
    silmuest
    Responder
    9 julio 2014 at 12:25 pm

    Un papa en practicas cuando tengais un hueco tu y la mama jefa estaria bien q pasarais por el centro de salud a poner una queja de la primera pedriata!!!! A veces por falta de tiempo o pereza no nos quejamos y lo malo ds q tu jas podido rectificar pero otro q venga detras!!!!! Bsts

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      9 julio 2014 at 6:03 pm

      Se lo comenté ayer a la mamá jefa. No puede ser que hayamos tardado nueve meses en que alguien nos haga caso. Y menos mal que nosotros actuamos por nuestra cuenta, porque si le llegamos a no dar importancia igual estábamos condenando a nuestra pequeña saltamontes a sufrir una alergia toda su vida. En fin… ¡Un beso!

  6. Avatar
    9 julio 2014 at 12:28 pm

    Madre mía! Me has dejado flipada! Habéis hecho bien en cambiar… Espero que cuentes los resultados de la prueba y despejes dudas. Qué difícil es lo de las alergias e intolerancias alimentarias… Un abrazo

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      9 julio 2014 at 6:04 pm

      Para el 26 de agosto nos han dado la primera cita. Ya os iremos comentando cómo acaba la cosa 🙂 ¡Un abrazo, compañera!

  7. Avatar
    9 julio 2014 at 12:57 pm

    Vaya tela!!! como pueden pasar con un tema tan delicado!!?? cacas normales?? uf que susto, muy bien habéis hecho en cambiar incluso podíais pensar en poner algún tipo de reclamación. sabéis ya los resultados??

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      9 julio 2014 at 6:04 pm

      Nada, hasta el 26 de agosto no tenemos la cita. Menos mal que no era algo urgente, porque si no… ¡Os contaremos!

  8. Avatar
    9 julio 2014 at 1:21 pm

    Qué bien habéis hecho en cambiaros, y qué alegría que os haya tocado esa pediatra. A ver qué os dicen de los resultados de las pruebas. Anda que hay que ver…

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      9 julio 2014 at 6:05 pm

      ¡Por fin hemos dado con una pediatra decente después de pasar por tres manos! Ha costado pero valdrá la pena :-))

  9. Avatar
    Raquel, Eldiariodetumami
    Responder
    9 julio 2014 at 2:39 pm

    Estas cosas me cabrean de verdad. Claro que tuvo que ser difícil, ya le dicho alguna vez a la mamá jefa que hable sobre ello que igual ayuda a otras mamás. Yo pondría además una queja a la otra pediatra. Ya nos contáis que tal esas pruebas.
    Besotes

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      9 julio 2014 at 6:07 pm

      La mamá jefa tendría mucho que contar, porque la pobre tiene que mirar todas las etiquetas. Menos mal que siempre nos quedan la fruta y la verdura, jajajaa Lo bueno de esto es que ahora llevamos una dieta muy sana 😀 ¡Un besazo!

  10. Avatar
    9 julio 2014 at 5:02 pm

    Vaya, así que otra pequeña IPLV! Es increíble cuántos bebés la tienen. Mis dos hijos la han tenido, ya resueltas con éxito. Suele desaparecer entre el año y los 15 meses… No sé si seréis de Madrid, pero a nosotros tanto con mi hijo como con mi hija nos derivaron a Digestología del Infantil del Gregorio Marañón, y saben bastante del tema.

    Que yo sepa no se hacen pruebas para la intolerancia a la proteína de la leche de vaca, ya me contarás. A Leo sí le hicieron un análisis de sangre para descartar alergia, y a Nora ya ni eso, el protocolo había cambiado. Se van sabiendo cada vez más cosas sobre este tipo de intolerancias y ahora se diagnostica sólo por los síntomas, en un análisis no sale nada y la alergia tiene síntomas diferentes (la alergia sí sale en análisis de sangre).

    Bueno, si necesitáis cualquier cosa por aquí estoy. En el caso de tu mujer se complica con más intolerancias o alergias, uf! En el caso de mis hijos sólo era la leche, y bueno yo me acostumbré enseguida… Lo que más me costaba era el queso!!!

    Saludos!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      9 julio 2014 at 6:08 pm

      Sí, somos de Madrid! Y está bien saber tu caso por si tenemos que consultarte algo 🙂 ¡Gracias! Nos han dado cita el 26 de agosto en el Infanta Sofía. Si no quedamos muy contentos me pondré en contacto contigo para ver qué nos puedes recomendar. Mil gracias, compañera! ¡Un abrazo!

  11. Avatar
    9 julio 2014 at 5:25 pm

    Ojú! De verdad, no me puedo creer que hayáis tenido que pasar por esto! Que impresentable! Menos mal que topasteis con la nueva!
    A nosotros nos avisaron, entre la lista de precauciones y consejos para papás novatos, que si veíamos cacas ‘raras’ los lleváramos al médico inmediatamente. Habéis hemos muy bien en cambiar de pediatra. Y hasta os diría que pusierais una queja en el Centro de Salud!
    Saludos!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      9 julio 2014 at 6:09 pm

      Dos meses hasta que nosotros dimos con la tecla. Pero por nuestra cuenta. Y ahora siete más hasta que nos han mandando las pruebas. Es increíble, pero como topes con una desganada, lo llevas claro. Por suerte ya tenemos a una pediatra decente, que no es poco 🙂 ¡Un abrazo, compañero!

  12. Avatar
    9 julio 2014 at 10:18 pm

    Tener confianza y buen feeling con el pediatra es fundamental, fuera aparte de que sea buen profesional claro esta. Habéis hecho estupendamente en cambiar, yo hice lo mismo cuando la primera que nos pusieron y con la que estábamos contentos fue trasladada a otro centro de salud. La pena es que no tengan en cuenta estas huidas de los pacientes para investigar un poco en como ejercen su profesión algunos y tomar cartas en el asunto.

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      10 julio 2014 at 9:55 am

      Te doy toda la razón en ese último punto. Cuando muchos pacientes se van de un pediatra, por algo será. Con esta chica fue un flechazo. Solo ver cómo se preocupó por nuestra pequeña nos hizo tener claro que queríamos que fuese ella quien la atendiese a partir de ahora 😉

  13. Avatar
    Eugenia
    Responder
    10 julio 2014 at 8:27 am

    Efectivamente es así. Menos mal que padres y madres tenemos un sexto sentido para detectar ese tipo de situaciones. Nosotros tenemos dos peques de seis y cuatro años y nos tuvimos que cambiar de pediatra y vaya diferencia. La primera llevó a nuestro peque al hospital al darle un mucolítico y antitusígeno (incompatibles entre ellos )que casi le provoca una neumonía. Ahora estamos encantados y se detecta la profesionalidad y la vocación nada mas cruzar unas cuantas palabras. Un saludo

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      10 julio 2014 at 9:56 am

      Es que deberían ser más cuidadosos y profesionales. Muchas veces no tienen en cuenta que están jugando con la salud y la vida de nuestros pequeños. Por suerte, y como en todo, hay profesionales muy buenos. El truco está en localizarlos :-)) ¡Un abrazo!

  14. Avatar
    10 julio 2014 at 9:16 am

    Tengo un premio para tí en mi blog 😉

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      10 julio 2014 at 9:56 am

      ¡Vamos para allá a recogerlo! ¡Gracias mil, compañera!

  15. Avatar
    10 julio 2014 at 9:20 am

    No sabía que era sólo para los lactantes! Qué fuerte!!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      10 julio 2014 at 9:56 am

      Eso nos dijeron a nosotros. “Como es lactante…”. ¿Perdón? En fin…

  16. Avatar
    10 julio 2014 at 3:11 pm

    tienes un regalito en mi blog!

  17. Avatar
    13 julio 2014 at 12:38 am

    Por suerte el bichito no ha tenido ningún problema de salud reseñable y he utilizado el pediatra sólo para temas menores como virus y demás, pero la verdad es que me asusta tener algún día otro tema y no haber dado con un profesional que me transmita la suficiente confianza…

    Un abrazo!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      14 julio 2014 at 10:02 am

      Creo que si tu pediatra no fuese de confianza, ya te hubieses dado cuenta. Se les nota por su apatía y su desgana. Así que seguro que has tenido suerte 😉 ¡Muaka!

  18. Avatar
    13 julio 2014 at 11:24 pm

    En nuestro caso el problema era la estabilidad, en lugar de una pediatra fija teníamos a la substituta de la substituta de la titular! Afortunadamente en la última revisión había una nueva pediatra muy maja, que comentó que la intención es que ella se quedara fija en la plaza para dar un poco más de continuidad y tener la posibilidad de conocer a los peques y las familias, espero que en dos semanas que nos toca la revisión de los 6 meses siga estando!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      14 julio 2014 at 10:05 am

      Entonces estabas como nosotros. Hemos pasado por dos sustitutas de una pediatra que nos recomendaron. Y al final hemos tenido que cambiar de pediatra hasta que llegue la titular, porque así no se puede… 🙂 ¡Un abrazo y suerte con esa nueva profesional!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info